Cuando y como regar tus plantas de marihuana

La tarea de regar las plantas puede parecer un trabajo sencillo a primera vista, pero es algo más complejo de lo que parece, sobre todo si no sigues unas pautas. Todo el mundo hemos regado en exceso las plantas de marihuana con el pensamiento de que así van a comer más y se van a hacer más grandes, y lo único que conseguimos es dañar a la planta, su sistema radicular e incluso crearle hongos en las raíces. 

Pero no te preocupes, leyendo este artículo comprenderás que no es tan difícil y que sabiendo un par de cosas entenderás perfectamente como regar tus plantas de marihuana de forma óptima y segura, mejorando así el rendimiento y la calidad de todo aquello que plantemos.

Lo primero que debemos de saber es que la tierra o sustrato para marihuana lleva una mezcla especial, no es como la de viveros, que está principalmente diseñada rosales, geranios, árboles u otras plantas. Las tierras o sustratos para marihuana de calidad son sustratos compuestos que suelen llevar una mezcla de varias turbas, fibra de coco, perlita y humus básicamente. Cada uno de estos materiales son aportados a la mezcla porque tiene unas propiedades físicas y químicas diferentes del resto, y lo que se busca con su mezcla es dotar al sustrato de un equilibrio en cuanto a su permeabilidad, drenaje, porosidad, retención de agua, oxigenación, esponjosidad, etc. En nuestra tienda podrás ver todos los sustratos para marihuana.

Sustrato especial para marihuana

Pero nada de esto servirá si no regamos correctamente el sustrato, todas estas propiedades se irán deteriorando con el tiempo y los riegos. Los dos factores que más estropean el sustrato y le hacen perder sus propiedades físico-químicas son el encharcamiento o exceso de riego, y la sequedad extrema en el sustrato.
Al final del artículo os explicamos porque el exceso y deficiencia de riego estropean y dificultan las tareas de riego.

Entonces, ¿como regar correctamente las plantas de marihuana?

No hay un número de días en concreto entre riego y riego establecido. Dependerá mucho del sustrato usado, la maceta, condiciones climatológicas, cantidad de agua, etc.

Para regar correctamente tus plantas de marihuana debes de mojar el sustrato de agua o mezcla de nutrientes pero sin encharcarlo, y esperar a que se seque el sustrato para el próximo riego. Esto lo podremos “medir” fácilmente sopesando el peso de la maceta o incluso escarbando un poco en la tierra y metiendo el dedo para comprobar la humedad de las capas más bajas de tierra. También hay medidores de humedad en tierra como el RapidTest que te facilitan este trabajo.

Sobre la cantidad de agua también es relativa, en crecimiento necesitan menos agua que cuando están en floración formando los cogollos. Lo recomendable es ir aumentando la cantidad de agua en vez de la frecuencia entre riegos conforme ellas te lo vayan pidiendo.
Una buena medida es regar lentamente para asegurarnos de que el agua moja el sustrato incluso regando la misma maceta en varias veces para darle tiempo a que vaya chupando el agua, y parar cuando empiece a echar agua por los agujeros de drenaje. Así también conseguimos ir limpiando en cada riego las sales acumuladas en el fondo del sustrato.

Como regar tus plantas marihuana

Ya hemos visto que llegar a los extremos con el riego es malo para nuestra tierra y plantas de marihuana, por tanto, una actitud que debería tener todo cultivador respecto al riego sería la de buscar el equilibrio y nunca llegar a los extremos. Para lograrlo debemos disponer de formas de medir o cuantificar la cantidad de agua que tiene el sustrato y para eos nos fijaremos en dos factores clave: La apariencia y el peso del sustrato.

Estas son los cuatro escenarios fundamentales que nos podemos encontrar a la hora de regar:

  1. Sustrato con apariencia húmeda y con peso:
    No hay que regar las plantas, la tierra aún tiene agua.
    Cuando regamos en este estado lo que hacemos es deteriorar más el sustrato y las raíces. Si regasemos en este estado notaríamos que con poca cantidad de agua la maceta ya esta drenando el agua de riego.
  2.  Sustrato con apariencia seca y sin peso:
    Regar las plantas poco a poco para que el sustrato se vaya volviendo permeable otra vez, se humedezca y retenga el agua.
    Si en este estado riegas demasiado deprisa sin dejar que el sustrato se chupe el agua, el agua caerá entre los orificios que se han creado sin mojar el sustrato, el agua caerá por los agujeros de drenaje pero la tierra no se habrá humedecido.
     
  3. Sustrato con apariencia seca pero con peso:
    No regar. Si la parte de arriba estuviera demasiado seca se podría echar agua con un pulverizador, asi solo mojariamos esa capa superficial evitando que llegara a secarse en exceso.
    Aquí lo que suele pasar es que las primeras capas de tierra están secas, normalmente debido a la luz directa del sol, pero las siguientes capas de tierras todavía están humedas y con abundante agua. 
  4. Sustrato con apariencia húmeda pero sin peso:
    Aquí debemos de regar. Este es el estado de la tierra que debemos buscar para saber cuando regar nuestras plantas de marihuana. Aquí es donde encontramos el equilibrio, la tierra tiene buen aspecto porque aunque esta seca, por dentro aún conserva la humedad necesaria.

Como vemos, no es tan difícil regar de forma correcta, ya que no son tantos los casos que se nos pueden presentar pero es importante tener muy claro qué hacer en cada uno de ellos. Con ello conseguiremos un sustrato o tierra para marihuana estable con el que sacar el máximo potencial de nuestras plantas en cada riego.

Consejos para regar plantas de marihuana y casi cualquier planta:

  • Riega lentamente, incluso varias veces por maceta si es necesario. Así conseguirás que el agua que eches moje realmente el sustrato y no se escape por los bordes.
  • Intenta no remover demasiado el sustrato ni hacer agujeros al echar el agua. Hazlo poco a poco para evitar que el sustarto se apelmaze. Las regaderas vienen muy bien para esto.
  • Riega tus plantas de marihuana a últimas horas de la tarde, cuando el sol ya no caliente tanto, no queremos cocer las raíces.
  • Usa agua templada para el riego 18-22ºC, valores más fríos o calientes podrían dañar las raíces de nuestras plantas.
  • Nunca riegues por debajo, con plato o sumergiendo la maceta en agua. Riega por arriba y deja que la gravedad haga su trabajo.
  • Cuando hacemos el riego a nuestras plantas de marihuana, recuerda que hay que regar la tierra o sustrato, no el tallo de la planta.
  • Regar puede ser un engorro, pero hay muchas herramientas para el riego que te facilitarán la vida.
  • Recuerda que una retirada a tiempo es una victoria. Si vas a regar “porque le toca” y ves que no hace falta, no riegues, de verdad que va a ser contraproducente.

Como ya hemos dicho, tanto los excesos como carencias no son buenas y debemos de buscar un equilibrio para el correcto desarrollo de las raíces y de nuestras plantas. Aquí os comentamos cuales son esos extremos a los que no debemos llegar (Exceso de riego y sequedad extrema), el porqué y qué consecuencias tienen sobre las plantas y el sustrato.

Exceso de Riego en plantas de marihuana

Exceso riego en plantas marihuana

En el caso del exceso de agua lo que sucede es que el oxígeno que contiene el sustrato es desplazado por la constante presencia de agua, provocando raíces más finas y débiles y aumentando demasiado las probabilidades de crear hongos radiculares que nos estropearían mucho nuestras queridas plantas.

A mi me gusta mucho poner el ejemplo de una persona que tiene más hambre que entre 20 y le ponen de comer un buen solomillo. Pero a este hombre ya casi no le quedan dientes, y los que le quedan los tiene hechos polvo, con caries, rotos, etc… Pues por mucho que quiera y hambre que tenga, no se lo podrá comer,  y eso mismo es lo que le pasa a nuestras plantas de marihuana cuando se debilitan las raíces, que al fin y al cabo, son su boca y dientes.

Sequedad extrema en el sustrato

Sustrato demasiado seco

En este caso la tierra o el sustrato se comprime dejando huecos sin tierra alrededor de la maceta. Esto sucede porque se ha comprimido la tierra y gran parte de los materiales que contiene el sustrato pierden parte de sus propiedades físicas y estos se vuelven impermeables. De hecho, este es un proceso irreversible y la tierra nunca volverá a tener la misma calidad y propiedades, a pesar de que la re-hidratemos y vuelva a tener el mismo aspecto. Pero tampoco es que no valga, seguirá haciendo su función, pero no tan eficientemente como al principio.

Con este artículo hemos podido comprobar que el riego es una de las partes más fundamentales en el cultivo de plantas de marihuana y está íntimamente ligado a la salud del sustrato y de la planta. Sabiendo todo esto tendrás dominada la técnica del riego para plantas de marihuana. 
Si aún asi te has quedado con alguna duda, siéntete libre de preguntarnos por la vía que tu quieras que estaremos encantados de seguir charlando acerca de este maravilloso mundo del cannabis.

Deja un comentario