Semillas de marihuana feminizadas VS semillas regulares.

Compartir
  • 1
    Share

El concepto de semillas feminizadas fue desarrollado en Europa por Dutch Passion durante los años 90, estas semillas se diferenciaban de las semillas regulares en que las semillas feminizadas estaban diseñadas por los criadores específicamente para desechar los cromosomas macho, consiguiendo semillas las cuales todos sus cromosomas eran hembra. Esto llevó a la aparición de las primeras semillas feminizadas de marihuanapara que todas las plantas de tu cultivo fueran femeninas y acabar con el desperdicio de semillas, materiales (tierra, macetas, abonos, etc),  tiempo o incluso vatios de luz. Además también nos ahorraremos constantes visitas al cultivo para identificar los machos antes de que suelten el polen, o evitar las molestas semillas en nuestros cogollos por la polinización de otras plantas macho que ni siquiera eran nuestras o que ni siquiera estaban cerca de las nuestras (el polen de los machos es como polvillo, que con el aire, se mueve rápido y es capaz de recorrer distancias muy grandes).

cannabis-seeds-101-all-you-need-to-know-and-more

La inmensa mayoría de los cultivadores en Europa escogen semillas feminizadas de marihuana por estas razones, porque para muchos de nosotros se nos hace muy pesado tener que ir revisando planta por planta identificando los machos para quitarlos antes de que llegue la floración para que no puedan polinizar a las demás plantas hembra, ya que los cogollos de una hembra polinizada no tienen la misma potencia que una hembra sin polinizar.

Al retirar los machos se van quedando espacios libres donde la luz o el espacio no es aprovechado, pues las plantas durante el crecimiento han ido rellenado el espacio de cultivo y al retirar los ejemplares macho iras viendo cómo te quedan espacios libres que nunca se van a rellenar, lo que supone un desaprovechamiento de luz, espacio, tiempo y dinero.

Las semillas feminizadas se han vuelto una herramienta muy útil para todo tipo de cultivadores incluso de en cultivo de guerrilla y es que con las semillas feminizadas se consigue reducir riegos y trabajo, ya que al disminuir la cantidad de plantas se hace más difícil que tus plantas sean vistas, también supondrá menos viajes al sitio donde las tengamos ocultas (menos posibilidades de que te vean) y además todo ello plantando la mitad de semillas que si utilizáramos semillas regulares. Con las semillas feminizadas pones exactamente el número de plantas que necesitas para tu espacio de cultivo, puedes hacer una mejor previsión de las que necesitarás.

Ahora, también cabe resaltar que cualquier planta de marihuana puede producir flores de ambos sexos en situaciones de un fuerte estrés (plantas hermafroditas), como pueden ser condiciones ambientales adversas, falta o exceso de agua, excesos con los abonos, plagas de insectos u hongos, alteraciones en el fotoperíodo, luz que le da a la planta cuando debería estar a oscuras o el daño físico a la planta.

cannabishermafroditasemillas-feminizadas-art

 

El hermafroditismo es un mecanismo de supervivencia que ocurre por una situación de estrés. Entonces, la planta al darse cuenta de que sus probabilidades de sobrevivir y terminar su ciclo no son muy buenas, empieza a producir flores macho que polinizarán los pistilos de las flores hembra, produciendo semillas sin necesitar una planta macho.
En el caso contrario, las plantas macho también pueden producir flores hembra, pero es mucho más raro que ocurra.

Siendo más claros, el hermafroditismo es una parte natural de la genética de la planta de marihuana y dependiendo de la genética de cada planta esta será más o menos propensa a mostrar hermafroditismo ante condiciones de estrés, desmitificando así la leyenda urbana de que las semillas feminizadas de marihuana tienden más al hermafroditismo.

2 flores macho sobre flores hembra

 

Las semillas de marihuana feminizadas  no han sido genéticamente modificadas, las primeras semillas feminizadas se hacían a través de dos plantas hembra, teniendo una de ellas tendencias hermafroditas ante situaciones de estrés y otra siendo una hembra pura. Los cultivadores conseguían esto alterando el fotoperíodo y haciendo podas a ramas y hojas, con el polen que generaban estresando la planta de tendencias hermafroditas se hacía la polinización de la planta totalmente hembra.

Con el tiempo las técnicas de feminización se han mejorado y se han vuelto bastante más complejas y refinadas. Hoy en día existen varios métodos como el de la plata coloidal o el tiosulfato de sodio con nitrato de plata, hormonas e incluso métodos totalmente naturales como los de rodelización.

 

 

Por todos estos motivos, hoy en día, escoger semillas de marihuana feminizadas es preferible a las semillas regulares, ahorrarás tiempo, dinero, y espacio y ganarás en tranquilidad y seguridad, que es algo que todos los cultivadores buscamos.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.