Cómo cultivar un pan de setas alucinógenas

Compartir

Como cultivar pan de setas

Son muchas las personas que quieren conseguir psilocibina (principio activo de las setas) de calidad sin recurrir al mercado negro. Ya sea para utilizarla en forma de microdosis o para un viaje psiconáutico, la mejor forma de conseguir setas alucinógenas es cultivándoselas uno mismo. La creencia popular es que cultivar setas es algo complicado, pero hoy os explicaremos lo sencillo que es cultivar vuestro propio pan de setas.

Selección de la variedad del pan de setas a cultivar

Lo primero que tenemos que hacer es conseguir un pan de setas. Elegiremos la variedad dependiendo de las características que queramos conseguir. Por ejemplo si queremos la máxima potencia lo ideal sería elegir la variedad McKennaii. Si queremos producción podemos optar por Golden Teacher. Y si queremos algo más equilibrado para echarnos unas risas con los amigos lo ideal serían Mexicanas.

Selección del lugar de cultivo del pan de setas

El lugar seleccionado debe ser lo más estable posible en cuanto a temperatura. No suelen funcionar bien terrazas y patios o lugares abiertos. En cuanto a las habitaciones de casa, van mejor las interiores que las que dan a la calle, ya que las interiores tienen una menor oscilación de temperatura.

Otra cosa necesaria es que entre luz, nunca sol directo sobre el pan de setas. Cuanta más luz ambiental mejor. También se pueden cultivar en un cuarto sin ventanas usando luz artificial.

Comprobación previa de temperatura

Termohigrómetro con sondaA la hora de cultivar un pan de setas la temperatura es uno de los factores más importantes. La temperatura para cultivo debe ser de 24º. Para comprobar tanto la temperatura como la humedad es ideal un Termohigrómetro. Este dispositivo nos dirá qué temperatura y humedad hay actualmente, así como las máximas y mínimas registradas en un período de tiempo.

Es muy importante comprobar antes la temperatura y no una vez adquirido el pan de setas. Se necesitan varios días de mediciones para comprobar cual es el sitio más estable de temperatura.

Respecto a la época del año, depende mucho de donde vivas, pero se suelen cultivar en los meses de otoño y primavera ya que en esos meses los 24º se dan de forma natural en las casas. Para cultivar en invierno es necesaria normalmente una manta calentadora o un propagador. Ambos consiguen la temperatura ideal para que las setas empiecen a crecer.

Preparación del propagador

Propagador eléctrico Stewart

Además del método de cultivo del pan de setas con el que acompañan el kit (vienen sus instrucciones en el interior de la caja), hay métodos más avanzados que permiten un mayor control del clima alrededor del grow kit que ayudarán a sumar longevidad, producción y calidad.

Desde Florprohibida aconsejamos el uso del propagador, ya que al ser ligeramente curvo no produce tanta condensación como un tupper de los de casa. Las gotas resbalan por las paredes curvas y no caen tanto sobre los micelios. Hay propagadores que incorporan manta calentadora, como por ejemplo el propagador elecrónico Stewart

El siguiente paso es proveer de humedad al propagador. Para ello crearemos una capa de 2 ó 3 de perlita, arlita o vermiculita en la bandeja del propagador y la humedeceremos bien con agua mineral de una botella recién abierta. 

Cuidados básicos: Luz, temperatura, humedad y oxigenación

La temperatura debe ser de 24º y la humedad del 80%. Para medir estos parámetros nos serviremos de un Termohigrómetro ditigal con sonda y memoria como el que hemos visto anteriormente.

Una vez que tenemos estos 2 parámetros estables es el momento de meter el pan de setas en el propagador. Nos aseguraremos de que queda todo bien cerrado para que nuestro propagador no pierda temperatura ni humedad.

Tan solo nos quedaría esperar a ver cómo salen nuestras primeras setas. Este es el momento de más incertidumbre a la hora de cultivar un pan de setas. Tan solo tenemos que tener un poco de paciencia hasta que veamos las primeras setas en aparecer.

Entre la segunda y tercera semana empezarán los primeros indicios del crecimiento de las setas. Veremos como empiezan a aparecer como cabezas de alfiler asomando justo a ras del sustrato, a veces en mayor número y otras veces en menor cantidad pero que irán aumentando con el paso de los días.

Lo más habitual es que al cabo del mes o mes y medio ya se estén desarrollando ejemplares grandes y listos para cortar, todo esto depende siempre de las condiciones en las que se encuentre nuestro cultivo, con mayor temperatura (24º) la formación de las setas es muy rápida, en cambio si las temperaturas bajan hasta los 18º (jamás menos) tardarían más en desarrollarse, alargando el cultivo más de lo esperado y arriesgándote a una mala fructificación.

La ventilación se debe de hacer una o dos veces al día con cuidado de no respirar dentro del propagador, que no se cuele ningún insecto ni tocar directamente con las manos desnudas el interior del propagador. Para ello tan solo tenemos que quitar la tapa del propagador durante unos 15 segundos y transcurrido este tiempo la volveremos a colocar.

Hay que mantener siempre una higiene total para prevenir contaminaciones si lo que buscamos es sacarle el máximo partido al cultivo del pan de setas.

Para profesionalizar el cultivo sin necesidad de gastar grandes cantidades de dinero se puede colocar una bomba de aire con piedra oxigenadora en el fondo de la bandeja para aumentar la producción, la calidad y el tamaño de las setas.

Cosecha de las setas

Llegamos al momento más satisfactorio a la hora de cultivar un pan de setas. ¡La cosecha!

Pan de setas. Cosecha y recolección.

Las setas deben recolectarse siempre antes de que se abran, de no hacerlo liberarán sus semillas (esporas) y harán que no broten las siguientes cosechas de setas. Esto es un aspecto muy a tener en cuenta a la hora de cultivar un pan de setas, ya que se pueden echar a perder si no estamos atentos a las setas que están apunto de abrirse.

Es recomendable recolectarlas unos días antes de que se abran, ya que algunas setas siguen abriéndose incluso una vez recolectadas. Esto hará que pierdan psilocibina, y por lo tanto potencia.

Para recolectarlas, tradicionalmente siempre se ha utilizado el método de agarrarlas de la base con dos dedos y retorcerlas al mismo tiempo que estiramos de forma que la seta no se parta, saliendo entera con su base. Actualmente se ha reconocido que la mejor opción es cortarlas con tijeras (siempre bien esterilizadas) a ras del sustrato. Así se evitan los agujeros que se quedan tras la retirada de la seta con la base del pie en donde se podría producir una contaminación directa del micelio y su exposición al aire.

Al manipularlas con las manos pueden aparecer en los tallos colores verdes azulados que dan un aspecto poco apetecible. Esto ocurre por la oxidación de la psilocibina. No os asustéis por esto. No les ocurre nada malo, pero cuanto menos se manipulen mejor para que conserven su color original.

En el caso de que utilicéis la opción tradicional procederemos a limpiarlas en seco (sin agua), con una tijera y un papel de cocina, solamente deberíamos retirar la parte manchada con el sustrato que este pegado al pie de la seta.

Secado de las setas

Para secar las setas las extenderemos sobre un plato o una bandeja y las pondremos en un lugar oscuro durante varios días. Para asegurarnos de que se han secado correctamente tendremos que doblar una de las setas por el tallo. Si se rompe el tallo en vez de doblarse quiere decir que están en su punto óptimo de secado.

Conservación de las setas

Pan de setas. Secado.Para su conservación a largo plazo tenemos que meterlas en la nevera. La mejor forma de conservarlas es envasándolas al vacío, siempre y cuando nos aseguremos de que se han secado bien. Si no las vamos a consumir pronto es recomendable meterlas en el congelador para evitar que con altas temperaturas se degrade la psilocibna y pierdan parte de su efecto psicoactivo.

¡¡¡ IMPORTANTE !!!

Asegurarse que se etiquetan bien antes de guardarlas en el frigorífico para evitar confusiones. Es un peligro guardarlas con el resto de alimentos.

CONSEJOS PARA PRINCIPIANTES

A continuación os dejamos unos consejos bastante importantes que la mayoría de la gente no suele tener en cuenta. Os recomendamos que los leáis detenidamente para evitar una mala experiencia.

– No todas las setas van a contener la misma cantidad de psilocibina.

– Si se consumen y no notas un efecto claro no consumas más. Nunca se debe aumentar la dosis si es la primera vez que se consumen. Puede que varios ejemplares de la dosis tuviesen muy poco principio activo e inclusive ninguno. En la siguiente prueba tal vez obtengas ejemplares más potentes que te hagan un efecto muchísimo mayor con la misma dosis, si es este el caso y la aumentas puedes obtener un mal viaje.

– Para evitar los problemas anteriores es recomendable juntar todos los ejemplares y triturarlos de forma homogénea. Haciendo esto conseguiremos que se mezclen tanto las más potentes como las más suaves, realizando así dosis homogéneas con una cantidad mas o menos igualitaria de psilocibina.

– El aire libre, la naturaleza y la buena compañía siempre favorecen a las sensaciones percibidas. Evitad lugares cerrados, sobre todo en las primeras ingestas, para evitar sensaciones de agobio. La música también puede ayudar a que la sensación sea más agradable controlando el volumen y el estilo.

– Por último, no os dejéis llevar por las dosis que vuestros amigos os digan que han ingerido, hay que tener en cuenta que lo que para unos es poco, para otros es demasiado. No todos los cuerpos reaccionan igual ni tienen la misma tolerancia. Es mejor quedaos cortos e ir aumentando la dosis progresivamente hasta que encontréis vuestro punto ideal antes que pasaros con la dosis inicial y tener una mala experiencia que os aparte de este fantástico mundo.

Y así finalizamos este artículo de cómo cultivar un pan de setas. Esperamos que os haya sido de utilidad. Si ha sido así podéis compartirlo en vuestras redes sociales o dejar un comentario un poquito más abajo.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.