Entrevista con Albert Hofmann, el descubridor de la LSD

Compartir

Entrevista a Albert Hofmann, descubridor de la LSD.

El fallecido químico Albert Hofmann habló sobre su investigación psicodélica sobre el LSD en la edición de High Times en Julio de 1976.

El científico suizo Albert Hofmann nació el 11 de Enero de 1906 y murió el 29 de Abril de 2008. En una entrevista exclusiva publicada en la edición de Julio de 1976 de High Times, Hofmann echó un vistazo atrás a su ilustre carrera.

En los días más duros de la Segunda Guerra Mundial, cuatro meses después de la primera reacción nuclear artificial creada con mineral de Uranio en Chicago, una pequeña traza absorbida accidentalmente de un hongo seminatural de centeno explotó en el cebrebro del químico de 37 años que estaba trabajando en investigaciones para Sandoz en los laboratorios en Basilea.

Informó a su supervisor: “Me obligaron a dejar mi trabajo en el laboratorio a mitad de la tarde e irme a casa, ya que me asalto una peculiar inquietud asociada a la sensación de mareo leve. Una especie de borrachera que no era placentera y que se caracterizaba por una extrema actividad imaginativa. Surgieron de repente una ininterrumpida oleada de fantasticas imágenes con una extraordinaria plasticidad y viveza, acompañada de un intenso juego de colores caleidoscopios.

Tres días despues, el 19 de Abril de 1943, el Doctor Albert Hofmann realizó un auto experimento que confirmó la experiencia psicoactiva anterior y revelo un fascinante descubrimiento: Ahí estaba la primera sustancia conocida que producía efectos psíquicos con dosis tan pequeñas que ¡solo se podían medir en microgramos! El Dr. Hofmann había descubierto la LSD-25.

La dietilamida del ácido lisérgico fue investigada con entusiasmo por los profesionales de la psiquiatría europea como una posible clave natural para la enfermedad mental. Se creía que sus efectos imitaban los estados psicóticos.

Tan pronto como la LSD fue introducida en la psiquiatría americana de los 50, el interés se propago muy rápido entre los intereses militares y de seguridad doméstica. A mitad de la década de los 50, la LSD fue investigada como un aumentador de la creatividad y un estimulante para el aprendizaje; los rumores sobre sus cualidades místicas y psíquicas empezaron a filtrarse a través de los escritos de Aldous Huxley, Robert Graves y entre otros.

Un experimento no médico a gran escala en Harvard a principio de los 60 sobre la LSD y otras drogas psicodélicas precipitó una fuerte controversia sobre los límites de la libertad académica y concentro la atención en una droga conocida ahora como “ácido”. A mediados de la década, un millón de personas había probado la LSD del mercado negro, engendrando una revolución neurológica cuyas consecuencias aun no han sido evaluadas. En 1966, el Congreso prohibió la LSD.

El Dr. Hofmann vivía en un cómodo retiro en una colina con vistas a la frontera entre Francia y Suiza. Otorgó esta exclusiva entrevista para hablar no solo sobre las implicaciones del descubrimiento de la LSD, si no también de sus no tan publicadas investigaciones sobre los principios activos de algunas plantas sagradas mexicanas.

Considerando el trabajo de toda su vida, el Dr. Hofmann parece un buen candidato al premio nobel de química. Sus descubrimientos no solo han ampliado nuestros conocimientos sobre químicos psicoactivos, también han disparado la imaginación de miles de científicos, historiadores y otros investigadores. También han tenido un impacto directo y revolucionario sobre las habilidades de la humanidad para entender y ayudarse unos a otros.

Nota preliminar

Al principio no estaba de acuerdo con la idea de publicar esta entrevista para High Times. Estaba sorprendido sobre las existencia de esta revista, la cual sus textos y publicidades tienden a tratar el tema de drogas ilegales con una actitud casual y sin responsabilidad. Ademas, la manera en la cual High Times trata la política sobre la marihuana, la cual urge una solución, no correspondía con mi punto de vista. Sin embargo, tomé la decisión de que mi declaración en una revista dirigida a lectores que usan normalmente drogas ilegales podría tener un especial valor y podría ayudar a disminuir el abuso o mal uso de las drogas psicodélicas.

Michael Horowitz me convenció de que una descripción exacta del descubrimiento de la LSD y de las plantas mágicas mexicanas, sobre las cuales existían muchas versiones equivocadas, podría ser útil para una gran audiencia de personas interesadas en los Estados Unidos. Los objetivos de esta entrevista era de proveer información sobre lo que ese tipo de drogas pueden y no pueden hacer, y cual es su potencial de peligrosidad.

Albert Hoffmann, 24 de Marzo de 1976.

¿Qué trabajos habías hecho antes del descubrir la LSD?

Al principio de mi carrera en la investigación farmacéutica en el laboratorio de Sandoz en Basilea, estuve ocupado principalmente en investigaciones sobre los componentes cardíacos, los glicósidos, la esquila, o scilla marítima. Estas investigaciones dieron lugar a la explicación de la constitución química del núcleo común de estos agentes, que producen valiosos medicamentos que son usados normalmente en el tratamiento de fallos cardíacos.

Desde 1931 trabajé sobre los alcaloides del cornezuelo, dando lugar al desarrollo de la ergonovina, la primera preparación sintética de alcaloides naturales del cornezuelo; Methagerina, usada en obstetricia para parar las hemorragias; Hydergina para los dolores geriátricos.

En 1943 los resultados de este primer período de mi investigación en el campo del cornezuelo fueron publicados en una revista profesional, Helvetica Chimica Acta. Como resultado de los primeros 8 años de investigación, sinteticé un gran número de derivados del cornezuelo; amidas del ácido lisérgico, siendo el núcleo central de los alcaloides del cornezuelo. Entre estas amidas de ácido lisérgico también estaba la dietilamida del ácido lisérgico.

¿Tenías LSD en tu laboratorio antes de 1938?

Sí. En esos días se llevaron a cabo numerosos experimentos farmacológicos en el departamento de farmacología de Sandoz. Una aguda excitación fue observada en algunos animales. Pero estos efectos no parecían suficientemente interesantes a mis colegas en el departamento.

El trabajo sobre la LSD se paralizó durante algunos años. Como tenía la extraña sensación de que tendría valor seguir profundizando más en los estudios sobre este componente, preparé una buena cantidad de LSD en la primavera de 1943. En el curso de ese estudio, una observación accidental me llevó a planear un auto experimento con este componente, el cual dió resultado el descubrimiento de los extraordinarios efectos psíquicos de la LSD.

¿Qué clase de medicamento estabas intentando hacer cuando sintetizaste la LSD?

Cuando sinteticé la dietilamida del ácido lisérgico, con código de laboratorio LSD-25 o simplemente LSD, había planeado preparar un componente analítico, un estimulante circulatorio y respiratorio. La LSD esta relacionada estructuralmente con la dietilamida del ácido nicotínico, conocido por su efecto analéptico.

¿Fue el descubrimiento de la LSD un accidente?

Diría que la LSD fue el resultado de un complejo proceso que tenía su principio en un concepto definido y fue seguido por una síntesis apropiada – eso es, la síntesis de la dietilamida del ácido litúrgico – durante el curso de la cual una observación accidental sirvió para desencadenar un auto experimento planeado, que luego llevo a descubrir los efectos psíquicos de este compuesto.

¿LSD-25 significa que la preparación de LSD con efectos psicoactivos característicos es el vigésimo quinto que hacías?

No, el número 25 detrás de LSD significa que la dietilamida del ácido lisérgico fue el vigésimo quinto compuesto que preparé de la serie de amidas del ácido lisérgico.

En el artículo publicado sobre tu primera esperiencia con la LSD el 16 de Abril de 1943, a las 3 del medio día en Basilea, escribiste sobre una “intoxicacion de laboratorio”. ¿Tragaste algo o respiraste algun vapor, cayeron gotas de la solución sobre ti?

No, no tragué nada, y solía trabajar sobre condiciones de alta limpieza, por que estas substancias en general son tóxicas. Tienes que trabajar muy, muy limpiamente. Probablemente una traza de la solución de dietilamida de ácido lisérgico que estaba cristalizando desde alcohol metílico fue absorbida a través de la piel de mis dedos.

¿Como de grande fue la dosis esa primera vez, y cual fue la naturaleza e intensidad de esa experiencia?

No lo sé, una traza inmesurable. La primera experiencia fue una muy débil, consistiendo en pequeños cambios aleatorios. Tenía una calidad placentera de cuento de hadas. Tres días después, el 19 de Abril de 1943, hice el primer experimento planeado con 0.25 miligramos, o 250 microgramos.

Día de la bicicleta LSD.

¿Los ingeriste?

Si, prepare una solucion de 5 miligramos y tomé una fraccion correspondiente a 250 microgramos, o 25 millonesimas partes de un gramo. No esperaba que esta dosis fuera a hacer efecto, y planeé tomar más para lograr los efectos. No había una sustancia conocida hasta el momento que tuviera efecto con una dosis tan pequeña.

¿Sabían tus colegas que ibas a hacer este experimento?

No. Solo mi asistente.

¿Estabas familiarizado con el trabajo que habían realizador Klüver, Beringer y Rouhier a finales de los años 20 antes de que experimentaras con las sustancias que alteran los estados de consciencia?

No. Me interesé en sus trabajos solo después del descubrimiento de la LSD. Ellos son los pioneros en el campo de las plantas psicoactivas.

La mescalina, estudiada por primera vez por Lewin en 1888, fue el primer alucinógeno disponible como compuesto químicamente puro; la LSD fue la segunda. Las investigaciones de Karl Beringer fueron publicadas en un monográfico clásico llamado “Der Meskalinrausch” en 1928, pero en los años posteriores, el interés sobre la investigación de alucinógenos cesó.

Debido a mi descubrimiento de la LSD, que es alrededor de 5.000 a 10.000 veces más activa que la mezcalina, hizo que esta linea de investigación recibiera un nuevo impulso.

¿Cuánto tiempo fuiste capaz de seguir tomando notas de laboratorio aquella tarde?

No mucho. Tan pronto como los efectos se intensificaron, me di cuenta de que no sabía lo que estaba pasando, o si iba a volver atrás. Pensaba que me estaba muriendo y que me estaba volviendo loco. Pensaba en mi mujer y mis dos hijos lo cuales no iban a saber o entender por que había hecho eso. Mi primer experimento planeado con la LSD fue un “mal viaje”, como se diría hoy en día.

¿Por qué pasaron 4 años desde tu descubrimiento de los efectos psíquicos de la LSD hasta que fue publicado? ¿Fue tu información reprimida?

No hubo represión de ese conocimiento. Después de la confirmación de la acción de este extraordinario compuesto por parte de voluntarios del equipo de Sandoz, el Profesor Arthur Stoll, quien lideraba el departamento farmacéutico, me preguntó si podria permitir a su hijo, Werner A. Stoll, el cual había empezado su carrera en el hospital psiquiatrico de la Universidad de Zurich, enviar este nuevo agente a un estudio psiquiátrico fundamental con voluntarios normales y paciente psiquiátricos. Esta investigación llevo mucho tiempo, porque el Dr. Stoll, como yo y la mayoría de la gente joven suiza en ese periodo de guerra, a veces tenía que interrumpir su trabajo para servir al ejercito. Este excelente y exhaustivo estudio no fue publicado hasta 1947.

¿Se le acercaron agentes gubernamentales preocupados por la LSD durante la Segunda Guerra Mundial?

Antes de que el artículo de Werner Stoll apareciera en 1947, no había conocimiento general sobre la LSD. En los círculos militares en los años 50, sin embargo, había una discusión sobre la LSD como una “droga incapacitadora” y por eso “un arma sin muerte”. En esos tiempos la armada americana envió un representante a Sandoz para hablar conmigo sobre el procedimiento para producir grandes cantidades de LSD.

Claro esta, el plan de usarla como un “agente incapacitador” no fue factible por que no había forma de uniformizar la distribución de las dosis – algunos tendrían mucho y otros no tendrían nada. La discusión sobre los usos militares de la LSD no eran secretos en aquellos días, aunque algunos periodistas hablaban de que sí lo eran.

El nombre de Arthur Stoll aparece junto al suyo en el artículo donde la sístensis de la LSD fue descrita. ¿Cuál fue su conexión con esta investigación?

Su nombre aparecía en todos los artículos que venían de laboratorio de investigación de Sandoz debido a su cargo de líder del departamento, pero el no tenía conexión directa con el descubrimiento de la LSD. El fue uno de los pioneros en la investigación del cornezuelo, habiendo aislado en 1918 el primer alcaloide químicamente puro del cornezuelo – ergotamina – la cual se probó ser un medicamento útil en el tratamiento de la migraña. Pero entonces la investigación del cornezuelo fue discontinua en Sandoz hasta que empecé otra vez en 1935.

¿Cuál fue la segunda persona que tomó LSD?

El profesor Erns Rothlin, líder del departamento farmacológico de Sandoz en aquel momento. Rothlin estaba dubitativo sobre la LSD; el decía que tenia una fuerte voluntad y podía suprimir los efectos de las drogas. Pero después de tomar 60 microgramos (un cuarto de la dosis que yo había tomado anteriormente) me tuve que reir cuando describió sus fantásticas visiones.

¿Has tomado LSD fuera del laboratorio?

Alrededor de 1949 y 1951, organicé algunas sesiones de LSD en casa, en la amistosa y privada compañia de dos buenos amigos míos: el farmacologista Heribert-Konzett y el escritor Ernst Jünger. Jünger era autor de, entre otros libros,  “Drugs and Narcotics [Annäherungen; Drogen und Rausch. Stuttgart: Klett, 1970]”.

Hice esto para investigar la influencia de los entornos, de las condiciones externas e internas en la experiencia con LSD. Estos experimentos me mostraron el enorme impacto, por usar términos modernos, del entorno y las perspectivas en el contenido y carácter de la experiencia.

También aprendí que planearlo tiene sus limitaciones. En vez de buen humor al principio de la sesión (con expectativas positivas, un entorno bonito y compañía agradable) caí en una terrible depresión. Esta impredecibilidad en los efectos es el mayor peligro de la LSD.

¿Cuánto tiempo y cada cuanto seguiste tomando LSD?

Mis 10 a 15 experimentos con LSD se distribuyeron a lo largo de 27 años. El último fue en 1970. Desde entonces no he tomado más LSD, porque creo que la experiencia con LSD no puede darme más de lo que ya me ha dado. Quizás cuando sea mas mayor tenga la necesidad de tomarlo una o algunas veces mas.

¿Cuál fue la dosis más grande de LSD que has tomado de una vez?

250 microgramos.

Dosis LSD.

¿Recomendarías el uso de la LSD?

Supongo que tu pregunta se refiere al uso no médico de la LSD. Si ese uso fuera legal, el cual no es el caso, entonces podría sugerir las siguientes líneas: La experiencia se lleva mejor cuando se es una persona madura, estable y se tiene una razón para tomarlo.

Respecto a sus efectos psíquicos y su estructura química, la LSD pertenece al grupo de drogas mexicanas; peyote, teonanacatl y ololiuqui, que se convirtieron en drogas sagradas por su forma de afectar el núcleo de la mente. El temor de las religiones indias sobre las drogas psicodélicas puede ser reemplazado en nuestra sociedad con respeto y reverencia, basado en el conocimiento científico sobre sus efectos psíquicos únicos.

Esta actitud respetuosa frente a la LSD debe ser suplementada por unas condiciones externas apropiadas, eligiendo un entorno inspirador y una selecta compañía para la sesión, teniendo asistencia médica disponible por si fuese necesaria.

¿Son los efectos de los ergotismos parecidos a los de la LSD?

Hay dos formas de ergotismos: ergotismus gangrenosus y ergotismus convulsivus. El primero se caracteriza por síntomas de gangrena, pero sin estar acompañado de efectos psíquicos. La segunda forma, contracciones y convulsiones de los músculos suelen culminar en un estado comparable a la epilepsia, condición a veces acompañada de alucinaciones, los cuales están relacionados con los efectos de la LSD. Esto puede ser explicado por el hecho de que los alcaloides del cornezuelo tienen el mismo núcleo básico que la LSD; eso es, son derivados del ácido lisérgico.

¿Estas usted de acuerdo con el término psicodélico, acuñado por el Dr. Humphry Osmond?

Creo que es un buen termino. Se corresponde mejor los efectos de estas drogas que con alucinógeno o psicotomimético. Otra buena designación podría haber sido fantástica, acuñada por Louis Lewin en los años 20, pero no fue aceptada en los países de habla inglesa.

Has descrito tus investigaciones sobre drogas psicoactivas como un “círculo mágico”. ¿Qué significa?

Mis investigaciones con las amidas del ácido lisérgico me trajeron la LSD. Trajo los hongos mexicanos sagrados a mi atención, los cuales llevaron a la síntesis de la psilocibina, lo que llevo a traer de visita a Gordon Wasson y la subsiguientes investigaciones con ololiuqui. Allí volví a encontrar amidas de ácido lisérgico, cerrando el círculo mágico 17 años después.

¿Puedes describir los eventos que condujeron a eso?

Tras haber estudiado la ceremonia de los hongos en México durante 1954 y 1955, Gordon Wasson y su mujer invitaron al micólogo Roger Heim a acompañarles en la siguiente expedición en 1956 para poder indentificar el hongo sagrado.

Descubrió que la mayoría de ellos eran nuevas especies pertenecientes al género Psilocybe mexicana de la familia de las Estrofariaceas. El fue capaz de cultivar algunas de ellas artificialmente en su laboratorio de Paris, pero tras intentos fallidos de aislar el principio activo, envió el hongo sagrado al laboratorio de Sandoz con la esperanza de que nuestra experiencia con la LSD nos diera la capacidad de solucionar el problema. En cierto sentido, la LSD trajo el hongo sagrado a mi laboratorio.

Primero testamos el extracto del hongo en animales, pero los resultados fueron negativos. No estaba claro si los hongos cultivados y secados en Paris estaban todavía activos, entonces para poder resolver este punto fundamental decidí probarlos yo mismo. Me comí 32 especímenes secos de Psilocybe mexicana.

¿No es una gran dosis?

No. Las setas eran muy pequeñas, pesaban solo 2,4 gramos, una dosis media para los estándares Indios.

¿Cómo fue?

Todo asumió un carácter Mexicano. Ya estuvieran abiertos o cerrados mis ojos, solo veía motivos Mexicanos y colores. Cuando el doctor que supervisaba el experimento comprobó mi presión sanguíena, se transformó en un sacerdote Azteca, y no me habría sorprendido si hubiera sacado un cuchillo de obsidiana.

Fue una experiencia fuerte y duró unas seis horas. Las setas eran activas; los resultados negativos de los tests con animales se debían a la baja sensibilidad de los animales a las sustancias con efectos psíquicos.

¿Fue entonces cuando procediste con la síntesis?

Después de esta prueba demostrativa con seres humanos, lo que significa que mis compañeros y yo ingerimos las dosis para probarlas, extraje el principio activo de las setas, purificándolo y finalmente cristalizándolo.

Le puse el nombre al principio activo de la Psilocybe mexicana, psilocibina, y el alcaloide acompañante, normalmente presente en pequeñas cantidades, psilocina. Mis compañeros y yo fuimos entonces capaces de elucidar la estructura química de la psilocibina y la psilocina, y después tuvimos éxito con la sintetizacion de estos compuestos.

La producción sintética de psilocibina es mucho más económica que obteniéndola desde la seta. Así, el teonanacatl fue desmitificado: las dos sustancias cuyos efectos mágicos hicieron creer a los indios mexicanos durante miles de años que un dios residía en un hongo ahora se puede preparar en una réplica.

En una de sus lecturas grabadas, Aldous Huxley describió el deleite de Wasson al ver a la curandera, Maria Sabian de Huautla, ingerir la psilocibina. Ahora ella se había dado cuenta de que podía realizar la magia durante todo el año, no solo durante la época de setas tras la estación lluviosa.

Esa fue mi psilocibina. Cuando Wasson y yo visitamos a Maria Sabina no había setas por que era ya fuera de la temporada, entonces le dimos a ella unas capsulas que contenían psilocibina sintética.

Tras tomar una dosis bastante alta durante el transcurso de una sesión nocturna, ella dijo que no había diferencia entre las cápsulas y las setas. “El espíritu de las setas esta dentro de la capsula”, dijo ella, prueba final de que nuestra preparación sintética era idéntica en todos los aspectos al producto natural.

¿Que motivó sus investigaciones sobre el ololiuqui, otra de las plantas sagradas Mexicanas?

Cuando Wasson vino a Sandoz a ver los cristales de psilocibina sintética a mi laboratorio, se quedó entusiasmando con los resultados de nuestra investigación química que confirmaba sus estudios etnomicológicos con las setas sagradas. Nos hicimos amigos y planeamos futuras investigaciones sobre las plantas sagradas Mexicanas.

El siguiente problema que decidimos tratar fue el enigma del ololiuqui, el cual es el nombre que dan los Aztecas a ciertas semillas de ipomeas. Con la ayuda de Wasson, fui capaz de obtener semillas recolectadas por los indios Zapotec.

El análisis químico de las semillas de ololiuqui nos dió un resultado algo sorprendente. El principio activo que aislamos resultó ser amida del ácido lisérgico y otros alcaloides del cornezuelo.

¿Entonces el ololiuqui esta químicamente relacionado con la LSD?

Estructura de la LSD.

Sí. El principal alcaloide del ololiuqui es amida del ácido lisérgico, que difiere de la LSD solo en dos átomos de hidrógeno. No esperaba encontrar derivados del ácido lisérgico, el cual era conocido hasta ahora solo como producto de un hongo del tipo cornezuelo, también en plantas ipomeas de la familia fanerogamica de las Convolvuláceas.

Mis resultados eran tan sorprendente que el primer artículo que entregué en Melbourne en 1960 fue recibido por mis colegas con escepticismo. Ellos no me creerían. “Oh, tienes mucho ácido lisérgico en tu laboratorio, quizás hayas contaminado tus extractos de ololiuqui con ellos” decían.

¿Cual fue el propósito de tu viaje a México?

Fué una expedición que organizó Wasson en otoño de 1962 para buscar otro, una planta sagrada Mexicana aun sin identificar, que ellos llamaban las hojas de la Pastora. Viajamos con caballos por senderos indios a través de la Sierra Mazateca, y al final llegamos a tiempo de asistir a una ceremonia nocturna en la cabaña de la curandera que usaba un jugo de hojas de la Pastora.

Tras esta ceremonia fuimos capaces de obtener algunos especímenes de la planta. Era una nueva especie de la familia de las mentas que luego fue identificada en la Universidad de Harvard y fue llamada Salvia divinorum. De vuelta en mi laboratorio de Sandoz, no tuve éxito en la extracción del principio activo, el cual en la Salvia divinorum es muy inestable.

¿Son los efectos psicoactivos de la Salvia divinorum similares a aquellos que produce la psilocibina Mexicana y la LSD?

Si, pero menos pronunciados.

¿Que escritores encuentras que han tenido mas éxito al transmitir sus experiencias psicodélicas en la literatura?

Encuentro las mejores descripciones en los libros de Aldous Huxley. Después de esto diría que Timothy Leary y Alan Watts; en Francia, Henri Michaux.

En literatura germana. Rudolf Gelpke se merece ser nombrado en este asunto, pero no creo que sus trabajos estén disponibles en Ingles. “Von Fahrten in dem Weltraum der Seele” (Viajes en el Cosmos de el Alma), se publicó en la revista Antaios en 1962, esta específicamente acertado.

Debería tambien mencionar el nuevo monográfico de el Dr. Stan Grof, Los Reinos del Inconsciente Humano (Nueva York: Viking 1975), que contienen excelentes descripciones sobre sesiones con LSD en el marco de estudios psiquiátricos.

¿Alguna vez mostraron interes Herman Hesse o Carl Jung en su descubrimiento?

Nunca conocí a Hesse, pero sus libros, especialmente El Juego del Talon de Cristal y Steppenwolf, me han interesado profundamente en conexión con la investigación con LSD. Es posible que Hesse experimentara con mezcalina en los años 20 como muchos suponían, no tengo forma de saberlo. Fuera de un corto encuentro con Jung en el congreso internacional de psiquiatras, no tuve contacto con él.

¿Te encontraste alguna vez con Aldous Huxley?

Dos veces. Lo conocí en una comida en Zurich en 1961, y otra vez en 1963 cuando ambos estábamos en Estocolmo asistiendo la conferencia del WASS (Academia mundial de las artes y las ciencias), donde los asuntos de sobrepoblación, el agotamiento de los recursos naturales y la ecología en general estaban en discusión. Me impresionó profundamente Huxley: el radiaba vida, inteligencia, ternura y franqueza, y el fue por supuesto extremadamente educado.

¿Qué piensas sobre el Libro Tibetano de la Muerte como guía de la experiencia psicodelica, como sugirió Huxley y otros investigadores de Harvard, entre otros?

Las ideas generales e instrucciones sobre como preparar y manejar una sesión psicodélica dadas ahí son el resultado de largas experiencias en este campo y parecen tener mucho valor. Lo que me molesta es el uso de un extraño simbolismo tibetano. Prefiero que permanezcamos dentro de nuestro propio marco cultural, que usemos símbolos que se encuentran en los escritos de místicos occidentales como Silesius, Eckhart, Boehme y Swedenborg.

¿Cuál es tu impresión sobre los trabajos con psicodélicos de el Dr. Timothy Leary?

Tuve mi primera impresión sobre el Dr. Leary en 1963. En aquellos tiempos el estaba involucrado, junto a su colega el Dr. Richard Alpert, en un proyecto de la Universidad de Harvard investigando el uso de LSD y psilocibina en la rehabilitación de exconvictos. El Dr. Leary me envió un encargo de 100 gramos de LSD y 25 kilogramos de psilocibina. Antes de que el departamento de venta de Sandoz pudiera gestionar la demanda de tan alta cantidad de compuestos psicodelicos preguntamos al Dr. Leary que nos proporcionase la licencia necesaria de importación de las autoridades sanitarias de Estados Unidos. No puedo proporcionarla. La irrealista manera con la que el manejo esta transaccion me dejó la impresión de una persona que no conoce las regulaciones de la sociedad.

Me di cuenta de otra de las facetas del personaje cuando me invito mas tarde ese mismo año a participar en un encuentro sobre investigación en drogas en Zihuatanejo, Mexico. Él enfatizaba en que la radio, televisión y periodistas de los medios de comunicación mas importantes estarían presentes, lo que reveló una personalidad muy publicitaria.

¿Entonces te encontraste con Leary más tarde?

Una decada después, cuando el Dr. Leary se escapó de prisión y estuvo viviendo en el exilio en Suiza. Estaba ansioso por conocerlo personalmente, habiendo leído mucho en la prensa sobre él durante el periodo de intervención. El 3 de septiembre de 1971, el padre y el profeta de la LSD se conocieron el Lausanne.

Estaba sorprendido de conocer no a un tipo de científico profesional, no un fanático, sino a un hombre delgado, sonriente, juvenil, que se parecía más a un campeón de tenis que a un profesor de Harvard.

Durante el curso de nuestra conversación, el Dr. Leary me dió la impresión de una persona idealista que cree en la transformante influencia de las drogas psicodélicas en la humanidad, aun siendo consciente de la complejidad del problema de las drogas, era descuidado con las dificultades que envolvía la promoción de sus ideas.

¿Aparte de su estilo personal, qué pensabas sobre las ideas del Dr. Leary en el día del encuentro en Suiza?

Estuvimos de acuerdo sobre la enorme importancia de hacer una distinción fundamental entre las drogas. Acordamos que el uso de drogas que producen adicción, especialmente la heroína con sus desastrosos efectos somáticos y psíquicos, debe evitarse por cualquier medio posible. Acordamos también en la evaluación de los efectos potencialmente beneficiosos de las drogas psicodélicas. No estuvimos de acuerdo en cuanto a la medida en que los psicodélicos deberían ser utilizados y por quién.

De todas maneras el Dr. Leary defendía el uso de LSD bajo condiciones apropiadas por gente muy joven, adolescentes. Yo insistía en una personalidad madura y estable es una condición primaria. Madura, por que la droga puede sacar solo lo que aun esta en la mente. No trae nada nuevo, es como una llave que abre nuestro subconsciente. Estable por que se necesita una fuerza espiritual para manejar e integrar una experiencia psicodélica abrumadora de la existente visión del mundo.

¿Posee la LSD cualidades afrodisíacas?

Solo en el sentido de que trae nuevas dimensiones a todas las experiencias, incluyendo por supuesto la sexual.

¿Te has beneficiado económicamente de tu descubrimiento de la LSD?

No.

Sandoz es una de las farmacéuticas más grandes del mundo. ¿Cómo llevaron la manufactura y distribución de una sustancia tan polémica como la LSD?

Desde el principio se tuvo claro que la LSD, a pesar de sus extraordinarias cualidades, no llegaría a ser una preparación farmacéutica con valor comercial. Teniendo claro esto, Sandoz puso un gran esfuerzo en la investigación científica de la sustancia, mostrando el eminente rol que la LSD podría jugar como una excelente herramienta para el estudio del cerebro y en psiquiatría.

Entonces Sandoz hizo la LSD disponible para experimentos cualificados e investigadores clínicos en todo el mundo para promover esta investigación con ayuda técnica y en muchos casos con apoyo financiero. Sandoz jugo un papel noble en el desarrollo científico de la LSD.

¿Paró Sandoz de producir LSD por que encontro su vía en el mercado negro?

Al comienzo de la histeria con la LSD en 1965, Sandoz paró completamente la distribución para propósitos de investigación para evitar toda posibilidad y contrarrestar falsos rumores de que la sustancia podría encontrar su camino en el mercado negro.

Otra razón fue la de presionar a las autoridades sanitarias de diferentes países para proveer normas adecuadas y regulaciones respecto a la distribución de LSD. Después de conseguirlo, empezaron a suministrar LSD en América a la FDA (Administración de comida y medicamentos) para distribución, pero solo a investigadores con licencia.

En los Estados Unidos ha habido una investigación importante reciente de experimentos de LSD inadecuados llevados a cabo por la CIA, el Ejército, la Armada y otras agencias gubernamentales. ¿Obtuvieron su LSD de Sandoz tal como lo hizo el proyecto de investigación psicodélica de Timothy Leary en Harvard?

Sandoz suministró a la FDA, quien luego distribuyo en América. Probablemente así es como la CIA y otros la obtuvieron.

¿Alguna vez se han acercado a ti agentes soviéticos con la necesidad de LSD de Sandoz o de tu experiencia?

Eso no ha pasado. Aprendí de científicos suecos en Estocolmo que los rusos habían estudiado la LSD en usos militares e investigaciones parapsicologías, y ellos estuvieron buscando un antídoto. Pero la gran farmacéutica Spofa en Praga probablemente les suministró la LSD.

¿Conoce al químico “underground”, Stanley Owsley, quien en los años 60 produjo el mayor mercado negro de distribucion de la LSD?

He oído su nombre al hablar de este tema, pero no se nada mas de él.

¿Cuál ha sido la pureza que ha encontrado en la LSD del mercado negro?

Algunos contienen la cantidad etiquetada, otros menos. Es difícil hacer una preparación estable al menos que se tengan unas condiciones de laboratorio perfectas. Debes eliminar toda traza de oxígeno. La oxidación destruye la LSD, como hace la luz.

¿Estás familiarizado con una sustancia parecida a la LSD llamada ALD-52 que aparecía prominentemente en un ensayo con ácido hace dos años?

Sí. ALD-52 es Acetilo-LSD, una modificación de la LSD que se probó ser igual de activa, por que el acetil sale del cuerpo y te da los efectos de la LSD. Solo se ha usado experimentalmente. Lo mandamos al centro de rehabilitación de drogodependiente en Lexington, Kentucky, para probarlos hace algunos años.

¿Qué sabe sobre la ketamina?

La ketamina es un psicodélico totalmente sintético, no como la LSD que es un producto seminatural.

¿Qué se sabe ahora sobre los efectos neurológicos de la LSD y otros psicodélicos?

Sabemos que la LSD se concentra en el hipotálamo, la misma región donde se encuentra la serotonina del cerebro. Este es el centro emocional del cerebro. Pero aun existe un gran hueco entre la farmacología de los mecanismos de la consciencia subyacente.

El problema es que la función del pensamiento que se investiga es el mismo instrumento que se usa para su investigación.

¿A mucha gente la LSD les lleva a lo que describen como una experiencia religiosa. ¿Cuáles son tus sentimientos sobre esto?

La gente a la que la LSD les lleva a una experiencia religiosa esperaban tener esa experiencia cuando la tomaron. Expectación, que el identica a la autosugestión, determina el alto nivel que pasará en la sesión, por que una de las características más importantes del estado de la LSD es su extrema sugestibilidad.

Otra de las razones de la incidencia de experiencias religiosas es el hecho de que en el núcleo de la mente humana se esta conectado con Dios. Esta raíz tan profunda es nuestra consciencia, la cual en estado normal esta escondida tras una actividad racional superficial, que podría ser rebelada por la acción de una droga psicodélica.

¿Es el LSD un agente evolutivo?

Posiblemente. Según las palabras de Teilhard de Chardin “bajo el efecto de la LSD quizás nos volvamos conscientes de la complejidad de las relaciones entre humanos, así como de de nuestra relación e intercósmicas, con inmediatez, intimidad y realismo que muy pocas veces se da en estados ‘sobrios’ y a muy pocas personas bendecidas.”

Existe acuerdo entre los líderes espirituales de que la continuación del desarrollo actual, caracterizado por el aumento de la industrialización y la sobrepoblación, dará como resultado el agotamiento de los recursos naturales y destruirá la base ecológica de existencia de la humanidad en este planeta. Esta tendencia a la autoaniquilación es reforzadas por políticas internacionales basadas en “juegos de poder” y la preparación de armas de potencial apocalíptico.

Este desarrollo solo se puede parar con el cambio de actitud materialista que ha causado este desarrollo. Este cambio solo puede darse desde lo más profundo de las raíces espirituales de la vida y la existencia, desde el uso comprensivo de todas las fuerzas de nuestra inteligencia y todos los recursos de nuestro conocimiento.

Efectos de la LSD.

Este acercamiento intelectual, suplementado por la experiencia visionaria, podría producir una alteración de la consciencia de la verdad y la realidad que podría tener insignificancia evolutiva. La LSD usada selectivamente y sabiamente podría ser una forma  de complementar el conocimiento intelectual con una mirada visionaria y ayudar a la mente preparada a tomar conciencia de una realidad más profunda.

¿Cambiaron las experiencias con LSD tus vida personas y gustos?

Aumentó mi sensibilidad a la música clásica, especialmente a Mozart. Mis hábitos de vida no cambiaron.

¿Ha experimentado tu mujer con psicodelicos?

Sí. Una vez en México en la sesión de Salvia Divinorum cuando yo tuve algunos problemas gástricos y no pude ingerir el jugo, ella tomó mi lugar. Ella también tomó alguna de las capsulas de psilocibina durante la sesión histórica en la que Maria Sabina confirmo su potencia.

¿Para qué usos médicos generales podría comercializarse LSD en el futuro?

Muy pequeñas dosis, quizás 25 microgramos, podría ser útil como eufórico o antidepresivo.

¿Cuales de tus trabajos están disponibles en Inglés?

Hace muchos años el Dr. Richard Evans Schultes de Harvard y yo coautoramos un libro llamado La Botánica y la Química de los Alucinógenos. Estoy escribiendo mis memorias ahora mismo, pero estas serán publicadas primero en alemán.

¿Qué has estado haciendo desde tu retiro de Sandoz?

Me retiré en 1971 después de 42 años en Sandoz. Desde entonces he estado escribiendo y leyendo sobre drogas psicoactivas. Aquí en casa trabajo en la huerta y salgo a correr por el bosque para hacer ejercicio. Es maravilloso poder ser capaz de gastar la mayoría de mi tiempo en plena naturaleza después de décadas de trabajo en un laboratorio.

En tu libro la Gravedad del Arcoiris, el autor americano Thomas Pynchon ha descrito una vidriera en su oficina en los aburridos laboratorios de Sandoz. ¿Es esto cierto?

Eso es verdad. Esta ahora en mi casa. Actualmente, es un cristal moderno en el estilo antiguo que representa a Asclepio y su mentor, el centauro Quirón.

¿Estan los Suizos orgullosos de tu descubrimiento de la LSD y de la síntesis de la psilocibina y ololiuqui, o la controversia a rodeado a estas drogas ha disipado eso?

Mis descubrimientos han mostrado mucha controversia. Algunos consideran estas drogas diabólicas, y algún clérigo me pidió de confesar el mea culpa en público, pero en los círculos profesionales mi trabajo fue muy apreciado. He sido honorificado por el Instituto Politécnico Nacional aquí en Suiza; por grados honoríficos en ciencias naturales y en farmacia por el Instituto Real de Farmacia Sueco, y en los Estados Unidos fui nombrado miembro honorífico de la Sociedad Americana de Farmacología.

¿Qué hizo que decidieras ser químico?

Me interesaba conocer de que esta hecho nuestro mundo. La Química es la ciencia de lo que constituye este mundo, entonces a los 19 años tome la decisión de ser químico por ambas razones, la mística-filosófica y la curiosidad.

¿El LSD ha afectado su perspectiva filosófica?

De mis experimentos con LSD, incluyendo el terroríficamente primero, he recibido conocimiento no solo de uno, sino de un numero infinito de realidades. Dependiendo sobre que condiciones de nuestros sentidos y de los receptores psíquicos experimentamos una realidad diferente.

Me di cuenta de que la profundidad y riqueza fuera y dentro de nuestro universo eran inmesurables e inagotables, pero que tenemos que volver de esos extraños mundos, a nuestra casa y vivir aquí en la realidad que nos muestra nuestros sentidos sanos. Es como un astronauta volviendo de un viaje interespacial: ellos se tienen que reajustar a este planeta. 

En algunas de mis experiencias psicodélicas he tenido la sensación de amor y unidad con todas las criaturas del universo. Tener esa tremenda experiencia de absoluta beatitud significa un enriquecimiento de nuestra vida.

¿Como te gustaría que te recordaran en el futuro a tí y a tu descubrimiento?

Quizás la imagen de un químico montando en bicicleta en su primer viaje de LSD cambiara a la imagen de El Viejo de la Montaña.

Aquí concluye la entrevista con Albert Hofmann. Podéis encontrar la entrevista original (en inglés) aquí.

Si os ha gustado la entrevista no dudéis en dejar un comentario más abajo y  compartirla en vuestras redes sociales.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.