Microdosis de psilocibina – Una experiencia personal

Compartir
  • 22
    Shares

microdosis psilocibina
Para empezar explicaremos lo que es la microdosificación. La microdosificación es la ingesta de pequeñas candidades de drogas (normalmente alucinógenos) durante un período de tiempo para aumentar capacidades como la creatividad , la empatía o la concentración. Hay dos tipos: Las microdosis de psilocibina y las microdosis de LSD.

Recientemente, la revista Rolling Stone ha defininido al “microdoser” como el típico veinteañero espabilado y  curioso que tiene la curiosidad de ver si la microdosis de psilocibina le ayudará a él o a su trabajo con los problemas técnicos y ser mas innovador aumentando su creatividad. Sin embargo, el artículo carecía de experiencias en primera persona de esta “autoadministración”. Mientras que los usuarios de las microdosis dicen sentirse bien y productivos, la experiencia de drogarse con sustancias asociadas a conciertos al aire libre o en contacto con la naturaleza se dejó a la imaginacion del lector.

Los programadores de Silicon Valley usan midrodosis de psilocibina para aumentar su producción, aunque esta práctica aun no se ha extendido a otras areas culturales. La investigación sugiere que las microdosis de psilocibina pueden proporcionar una alternaiva útil a los tan dañinos fármacos, ofreciendo unos resultados más positivos y ningún efecto secundario. Pero, la falta de legalidad para estudiar los alucinógenos deja a la ciencia sin poder dar respuesta a muchas preguntas.

Buscando asesoramiento, descubrí que el gobierno federal de Estados Unidos recomienda realizar un estudio previo con dos especies animales diferentes (un roedor y un no roedor) para determinar los niveles de toxicidad aguda. Después de haber usado los alucinógenos muchas veces, decidí no hacerle mucho caso a esta investigación previa y realizar el experimento en mí mismo.

La legalización de la marihuana deja claro que las terapias con drogas ilegales obtienen aceptación por parte de la ciudadanía si arraigan en las culturas “mainstream”. Mi objetivo aquí es establecer una guía aproximada para la gente a la que le gustaría iniciarse en el mundo de la microdosis de psilocibina. Desde que soy un escritor independiente, paso mis días como los programadores, tecleando enfrente de una pantalla, por lo que mi estilo de vida es comparable a aquellos pioneros de esta moda que va en aumento.

¿Microdosis de psilocibina o de LSD?

Algunos factores hacen que la dosificación del LSD sea algo problemática. Lo ideal es usar guantes de látex para manipular el LSD y así evitar su penetración en el organismo a través de la piel. El cuadrado de papel, grande como una pestaña, debe ser cortado en trozos mas pequeños con una cuchilla bien afilada. El LSD se deteriora con las temperaturas altas y la luz, por lo que se debe mantener en un refrigerador aislado de la luz con un papel de aluminio.

Pero la idea de usar guantes y una cuchilla para cortar drogas en la oscuridad me atrae tanto como meter un bong de 4 metros en mi casa. La mejor forma de dosificar el LSD parece ser colocar la sustancia en un recipiente opaco y mezclarlo con vodka, luego esperar 24 horas antes de administrar esta solucion vía gotero. Pero ninguno de estos métodos estan al alcance de todos, excepto para los científicos, y al menos que tu ácido este probado en laboratorio, seguramente este adulterado con sustancias nocivas.

Las setas, por otra parte, estan listas para tomar. Crecen en el suelo, puras e impermeables frente al calor y la luz. Una vez las dosis estan preparadas, pueden ser fácilmente transportadas y conservadas. Incluso sin pesarlas, los usuarios pueden administrarselas usando el metodo del “medio cacahuete”, por lo que la manera más sencilla son las microdosis de psilocibina.

Adquirir alucinógenos

La manera más recomendable de adquirir la psilocibina es mediante setas alucinógenas. Lo más fiable es hacerte con un kit de cultivo o pan de setas y cultivarlas en casa. Así tendrás la certeza de que tus “ingredientes” son totalmente Pan de setasecológicos y de que no te llevarás ninguna sorpresa desagradable.

Para cultivar tus setas tan solo necesitas humedad y temperatura. Lo más sencillo para conseguir los parametros ideales es hacerte con un propagador o invernadero eléctrico.

Tras 10 días podrás ver como tus setas empiezan a brotar, y 5 días más tarde ya tendrás tus primeras setas para cortar.

Una vez las has cortado tan solo tienes que ponerlas a secar en un sitio oscuro y en el que no haya demasiado aire.

Una vez que dobles el tronco de una seta y esta se parta indicará que la seta está lista para consumir.

Empezando la microdosis de psilocibina

Mi primera dosis fue un trozo de seta del tamaño de un cacahuete sin cáscara, de ahí el nombre del método. La microdosis recomendadas son de 0,1 a 0,4 gramos cada dos a cuatro días (ya que los niveles de serotonina deben reestablecerse después de cada toma, el alucinógeno no debe usarse diariamente).

Decidí que 0,1 gramos cada 72 horas era una manera segura. Compré una bascula de precisión para asegurarme que la dosis era siempre de 0,1 gramos.

Por supuesto, la dosis ideal dependerá del peso de cada uno, la edad y la tolerancia. Tomarlo con cuidado es la mejor precaución. El primer par de dosis se deben tomar cuando los usuarios se sientan cómodos, emprendiendo un viaje que el condicionamiento mental de la sociedad nos ha enseñado a rechazar.

Día 1 de microdosis

Tome mi primera microdosis de psilocibina por la tarde, colocada entre dos rodajas de plátano para enmascarar el sabor. Te en cuenta que después de realizar la ingesta, notarás un leve subidón a partir de la primera hora que durará un par de horas.

Me dí cuenta que mis haceres diarios se realizaban con mayor concentración. Estuve toda la tarde limpiando la casa. Mi energía fue constante, como un coche a toda velocidad sobre una carretera en el desierto. Dividí mi trabajo en partes, pensando en como podría limpiar el baño mientras pasaba la mopa al suelo. También hice una sopa de calabaza sin saber realmente lo que estaba haciendo.

Mientras pelaba la calabaza, me dí cuenta de una fuerza secundaria motivadora detras de mis acciones conscientes. Durante la limpieza de la casa, tomé notas mentales sobre un proyecto teatral que había acabado la semana anterior, igual que los ordenadores pueden realizar los importantes tareas simultáneamente. Mientras freía el bacon para el caldo, tambien revise los detalles del lanzmiento de la próxima película. Esta bifurcada concentración es la clave del trabajo eficiente. Rara vez puedo entrar en ese estado desde mi cerebro no medicado. La microdosis se convierte en una musa que ingieres.

Día 4 de microdosis

Tomé mi segunda microdosis bien entrada la mañana y trabajé durante todo el día. Estaba emocionado de hacer más trabajo intelectual, anticipando la experiencia como un concierto o una película.

Encontrar la motivación es un gran problema para los escritores. Su trabajo es básicamente sentarse e imaginar lo que gente imaginaria dice por lo que la creatividad es algo muy importante. Esto realmente requiere una gran agudeza mental. La creatividad es tan abundante como la comida que has comido, el ejercicio que has hecho, como has dormido, la gente que hay en tu vida que ha influido en ti, etc. Cuando estos factores se agotan, tu claridad se debilita.

Noté un gran aumento de la productividad durante la microdosis de psilocibina. Escribí media docena de solicitudes de subvención y trabajé en muchos lanzamientos futuros, dándome cuenta gradualmente de que la microdosificación aumente tus capacidades.

Día 7 de microdosis

La ansiedad disminuye. Te vuelves más interesado en las coas que pasan a tu alrededor en vez de no prestarles atención. La energía de otras personas no te agota, siempre actuas de la manera más correcta, por que tu ego trabaja en concordancia con el mundo físico. No sientes la necesidad de defender tu individualidad, por que la destinción entre lo exterior y lo interior desaparece. La otra persona eres tú.

Como escritor, me parece que salir a dar un paseo es tan difícil como el giro de dos horas de un cargero en el mar. Pero mientras tomaba las microdosis de psilocibina, descubrí que en el momento en que mi imaginación invocaba un objetivo, se volvía inmediatamente disponible en el mundo real. Por lo tanto, “salir a dar un paseo” fué algo que sucedió antes de ser consciente de que lo estaba haciendo. No eres un amnésico con las microdosis de psilocibina, eres más como un experto bailarín que se balancea con música que nunca ha escuchado. Es como si tu cuerpo supiese que hacer antes de que tu mente lo piense dos veces.

Día 10 de microdosis

microdosis psilocibina setaTome la microdosis por la tarde, el momento ideal en el que la ingesta de un alucinógeno suave estimula el cerebro.

Hoy, sin embargo, la energía extra producida por la dosis me hizo excederme mientras montaba en bicicleta. Casi me caigo de la bici mientras frenaba, patinando en un parking de coches. Esto fue por que mis musculos estaban actuando de manera efectiva, sin usar ninguna fuerza extra. Entonces fuí propulsado hacia adelante como una mangera de alta presión antes de darme cuenta de mi pedaleo errático.

El peligro de las microdosis resulta en la falta de cálculo de tu aceleración de los procesos físicos y mentales. Esa aceleración quizás sea buena si estás sentado en un despacho picando código, pero puede volverse problemático si estas realizando formas extremas de actividad física. De todos modos, yendo en bicicleta con la microdosis tarde 10 minutos menos en un viaje de una hora.

Día 13 de microdosis

Día de reuniones. Una vez que superé mis sospechas de que mis compañeros de trabajos sabían que yo estaba bajo el efecto de la microdosis (una anxiedad condicionada sofocada al respirar profundamente tres veces mientras miraba al espejo del baño), mi conversacion con la gente fue mejor que antes.

Soy un conversador ansioso. A veces me aburro mucho de las personas que hablan sobre programas de televisión, deportes, política o teatro. Pero mientras estoy con la microdosis de psilocibina, los intereses de las otras personas se vuelven tuyos. Tienes la frase correcta antes de que tu boca la pronuncie. El tema de la conversación no importa tanto como la luz en el ojo ajeno y que te está diciendo algo.

Los humanos, como los gatos, reciben información a través de los gestos. Con la microdosis, fuí capaz de leer este lenguaje gestual como si fuera Braille. Mucho se ha escrito sobre como las setas abren “el tercer ojo”, permitiendo a los usuarios entender otros pensamientos sin comunicacion verbal. Puede ser una tontería, pero tus sentidos desarrollan un enfoque sobre el estado de ánimo de las demas personas, el comportamiento, la elección de la ropa, la higiene y demás, recogiendo información sin esfuerzo para las conversaciones.

Día 16 de microdosis

Si nunca has probado los alucinógenos, la microdosis de psilocibina puede parecer la cura de todo. Después de probarlo durante dos semanas, empecé a preguntarme sobre si simplemente era el efecto de estar un poco “colocado” cada pocos días.

La repetición crea una red en tu conciencia que influye en todas las otras veces que te enfrentas a una realidad inalterada. Pero aun estaba por ver si esto era un efecto temporal de poner la serotonina de mi cerebro en una montaña rusa con alucinógenos, o algo más duradero en mi conciencia.

Cuando estas bajo el efecto de los alucinógenos, el entorno importa. Incluso en dosis bajas, el hecho de estar confinado en una jungla de cemento fue muy irritante para mi acelerado proceso mental. Albert Hofmann, el humilde suizo descubridor del LSD, habló sobre el “entorno” y las “perspectivas”: los factores externo e interno bajo los que cada uno toma alucinógenos.

Si estas estresado, cabreado, cansado o confundido, o rodeado de suciedad, en un apartamento mugriento, con ruido de máquinas y vecinos, la microdosis aumentará su percepción de estos factores. Esto puede ser muy destructor, incluso si estas preparado para un ataque psicológico amplificado.

Día 19 de microdosis

Sufro de depresión. A lo largo del experimento fuí consciente del efecto de la microdosis de psilocibina sobre esta condición. Después de tomar la microdosis de psilocibina, experimente alivio de todos los sintomas negativos durante las siguientes seis horas. Pero despues, a veces era golpeado con olas de profunda depresión.

Aun así, fui capaz de evaluar mi depresión de una manera objetiva. Como una sesión de acupuntura o una limpieza a fondo, la microdosis de psilocibina libera problemas emocionales sin resolver que estaban enterrados en tu conciencia. El ego aquí no tiene ningun interés en tus logros, debes decidir si los reconoces o no. Así que me puse a trabajar a través de complejos problemas emocionales y espirituales sin el autocastigo de la depresión. La microdosis no apaciguó la tristeza, sino que las emociones negativas se deslizaron a través de mí sin impedimentos como globos metafísicos que salían de lo más profundo de mi mente.

Aun así, no se recomienda la microdosis de psilocibina para un tratamiento inmediato de la depresión. En un día libre, probe una dosis extra mientras me adentraba en los síntomas de la depresión y tarde hasta la mañana en salir de ese pequeño mal viaje. Pero en general, los sintomas de mi depresión habían mejorado mientras se acumulaban los días de tratamiento.

Día ∞

microdosis psilocibina

Albert Hofmann fue el primer “microdoser” conocido, tomando alucinógenos regularmente hasta su muerte a los 102 años. Hofmann atribuía su larga vida los logros conseguidos a traves de la microdosis, así como vivir en un entorno natural fuera de la ciudad, rodeado de pajaros y otros animales. A diferencia de su despreocupado homologo Timothy Leary, Hofmann defendió un estilo de vida equilibrado como la verdadera fuente de longevidad.

La realización de este reseteo fuerte a través de alucinógenos tiene que ser tomada en serio. No debes beber alcohol,  no debes fumar nada de marihuana y debes ser honesto contigo mismo sobre el efecto que esta droga esta haciendo en tí. La microdosis de psilocibina debería solo ser explorada por gente que desea “conocerse a si misma” y que están preparadas para cualquier demonio que aparezca durante este proceso.

Puedo asegurar de corazón que mi condición humana ha mejorado desde el final de mi experimento con las microdosis de psilocibina, sin ningun tipo de duda. Ninguna droga lo curará todo, pero el impulso mental y espiritual ha sido revolucionario para mí. Estoy escribiendo estas frases dos semanas después del último día que tomé la microdosis. En vez de parar, seguiré con la microdosis regularmente, aunque ahora he empezado a espaciar mi dosis cada cuatro días. Como Hofmann, seguiré tomando esta sustancia mientras siga siendo útil para mí. Me ha dado el equilibrio.

Fuente: Hightimes

Marcar el Enlace permanente.

2 comentarios

  1. No sé quién ha escrito esto pero es buenísimo, gracias por compartirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.