La ciencia desvela nuevos cannabinoides en la marihuana

La marihuana se compone de más de 500 compuestos activos, al menos ese es el número de ellos que se han identificado por el momento. Aunque recientemente nos hemos sorprendido al descubrir un equipo italiano de investigación dos nuevos y según parece uno de ellos mucho más potente que el THC.

El cannabis se compone de diversos tipos de sustancias, entre ellas, podemos hablar de tres que afectan al ser humano, los cannabinoides, los terpenos y los flavonoides.

Flavonoides

Los flavonoides son responsables de la coloración de las frutas y verduras, de algunos de sus beneficios dietéticos y de parte de sus efectos terapéuticos. Según algunos estudios podrían mejorar la salud metabólica y cardiovascular y mejorar el control glucémico en personas con diabetes. También hay estudios que sugieren que pueden ser útiles para el control de peso, enfermedades cardiovasculares, cáncer, neurodegeneración, etc. Además, en ciertas culturas se han utilizado desde hace cientos de años por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.
Los flavonoides presentes en la marihuana son: Cannaflavinas A, B y C, β-sitosterol, Vitexina, Isovitexina, Apigenina, Kaempferol, Quercetina, Luteolina y Orientina.

Terpenos

Los terpenos son también compuestos orgánicos, aromáticos y volátiles y son los encargados de los aromas de las frutas, verduras, plantas, árboles y en general toda planta o fruto de ella. Ocupan entre el 1% del cannabis y el 10% de la resina pura y sus combinaciones dan los distintos aromas y sabores de las distintas variedades. La función en las planas de estas sustancias son, la protección frente a insectos y animales herbívoros, en algunos casos funcionan incluso como insecticida. También al contrario, sirven para atraer a otros animales e insectos beneficiosos para ellas. Los terpenos tienen cada uno unas propiedades terapéuticas propias, por ejemplo el Mirceno actuá como antiinflamatorio y ayuda a conciliar el sueño, el Pinneno tiene una gran capacidad antibiótica y es bronco dilatador. Otros terpenos presentes en el cannabis son Polegona, Alfa-Terpineol, Borneol, Terpinol-4, Beta-cariofileno, Linalool, P-Cimeno, D-Limoneno, Eucaliptol, Careno y Cariofileno.

Cannabinoides

Y por fin llegamos a los cannabinoides, este grupo puede estar formado por hasta 400 moléculas distintas, 150 de ellas ya identificadas, de las cuales, de manera aislada casi ninguno tiene propiedades psicotrópicas, pero si antiinflamatorias, anti vomitivas, ansiolíticas, antidepresivas y muchas otras más. De hecho aún se siguen descubriendo sus propiedades. Es más, aún se siguen descubriendo nuevos cannabinoides.

Nuevos cannabinoides encontrados en la marihuana. THCP y CBDP.

Un equipo italiano ha descubierto dos nuevos cannabinoides, el THCP (o más exactamente el Δ 9 -THCP) con la misma estructura que el THC (científicamente llamado Δ 9-THC) pero con una cadena lateral de alquilo de longitud siete, que parece la responsable de que tenga una potencia 30 veces mayor que el THC. La otra molécula descubierta es el homólogo correspondiente al cannabidiol (CBD) pero igualmente con una cadena de alquilo de longitud siete (CBDP) también fue aislado e identificada sin ambigüedad.

Los investigadores informan de que al no aparecer enzimas responsables de la biosíntesis de estos cannabinoides, es probable que se formen a partir de la oxidación microbiana y la descarboxilación de las moléculas de con alquilo de longitud 5, el THC y el CBD. Parece que la potencia de los cannabinoides está relacionada con la longitud de esta cadena, de hecho, hasta ahora los cannabinoides con cadenas más largas (hasta 8) se han sintetizado artificialmente y resultaban muy potentes. Ahora, el grupo italiano ha encontrado estas moléculas con cadenas de longitud 7 en una variedad propiedad del ejercito italiano, la FM2, suministrada a los investigadores por el Instituto Químico Farmacéutico Militar de Florencia. La configuración de la molécula se confirmó mediante una síntesis estereoselectiva, lo que da bastante seguridad de que no contenga errores.

Estos nuevos cannabinoides se ha encontrado en bajas cantidades, posiblemente porque la variedad cultivada estaba orientada al uso medicinal basado en otras moléculas y presentaba, también bajos niveles de THC.

Según los investigadores, una serie de ensayos clínicos y cada vez más informes científicos proporcionan evidencia real del potencial farmacológico del cannabis y los cannabinoides en una amplia gama de trastornos, desde el sueño hasta la ansiedad, la esclerosis múltiple, el autismo y el dolor neuropático. En particular, siendo el cannabinoide psicotrópico más potente, el THC ha sido el principal objetivo de dichos estudios. A la luz de lo anterior y de los resultados de los estudios realizados por este equipo, esperamos que THCP esté dotado de una afinidad de unión aún mayor por el CB1, el receptor de los cannabinoides en el cuerpo humano, y tenga una mayor actividad cannabimimética que el propio THC.

Para investigar estos aspectos farmacológicos de THCP, su afinidad de unión por el receptor CB1 se probó mediante un ensayo in vitro de radioligando y su actividad cannabimimética se evaluó mediante pruebas de comportamiento en ratones, demostrando que el potencial de esta molécula puede llegar a ser de hasta 30 veces más activo que el THC.

Este descubrimiento se ha realizado gracias a novedosas técnicas como la plataforma tecnológica de vanguardia de la espectrometría de masas Orbitrap y el uso de técnicas analíticas avanzadas como la metabolómica, que pueden permitir el descubrimiento e identificación de nuevos compuestos con un alto grado de confianza incluso cuando están presentes en pequeñísimas cantidades en matrices complejas. Por lo que es probable que se aíslen nuevos cannabinoides.

Aparte de toda esta información del equipo científico italiano, debemos de tener en cuenta que la potencia de una marihuana no es fácil de determinar con la medición de uno solo de sus componentes. De hecho se sospecha que los efectos de esta planta son debidos a la interacción de distintos cannabinoides y flavonoides y terpenos.
En esta línea, los investigadores, manejan la hipótesis de que el THCP y otros compuestos aún por descubrir, explicarán la gran variabilidad en las respuestas dadas por distintas personas a Cannabis con similares niveles de THC. Como el THCP nunca antes se había detectado, en las conclusiones sugieren que este fitocannabinoide potencialmente psicoactivo puede explicar algunos de estos diferentes efectos.

En cuanto al CBDP no ha sido investigado suficientemente, es más el CBD, su homólogo ya conocido, tampoco se sabe muy bien como actúa, pues no tiene gran afinidad con los receptores humanos de cannabinoides (CB1 y CB2) que se suponía que eran los que desencadenaban los efectos.

El mismo grupo de estudiosos encontraron otros dos cannabinoides conocidos como CBDB y THCB y esperan en un futuro cercano identificar otros muchos.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.